LA PALABRA DE DIOS PARA HOY

LA PALABRA DIOS PARA HOY

10 de diciembre de 2017

NAVIDAD: "PARTHENOS"

Lucas 1: 34-38
   María preguntó al ángel:
—¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?
   El ángel le contestó:
—El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios. También tu parienta Isabel va a tener un hijo, a pesar de que es anciana; la que decían que no podía tener hijos, está encinta desde hace seis meses. Para Dios no hay nada imposible.
   Entonces María dijo:
—Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho.
Con esto, el ángel se fue.

Amados: Hay quienes podrán andar a la greña y disputar que “παρθένος”:parthénos” se refiere simplemente a una joven apta para contraer matrimonio y no necesariamente a una que no haya sido tocada por hombre alguno. Sin embargo, el mundo griego de aquellos tiempos, mantenía la VIRGINIDAD en gran altura y la palabra “παρθένος”:parthénos” era, para ellos, lo mismo que significa una doncella que NO se ha dejado tocar sexualmente por ningún hombre. Por ejemplo: Artemisa, la divinidad de Éfeso, era concluyente y férvidamente, apasionada y ardientemente virginal. Tanto los griegos como los romanos tenían un paradigma de la VIRGINIDAD y ése era Artemisa para los griegos y Diana para los romanos.  A ella – Artemisa o Diana – y tan sólo a Artemisa hacían sus plegarias para que protegiera a los jóvenes y a las doncellas para que se mantuvieron castos, sexualmente castos, púdicos, puros. A ella acudían ambos los griegos y los romanos para que la juventud se mantuviera inocente.
A una jovencita – al estilo de María – se le llamaba “παρθένος”:parthénos”, VIRGEN. Hasta en el mundo del paganismo resultaba impensable que una joven NO FUERA VIRGEN antes de contraer nupcias. En este particular, los judíos, los hebreos era aún más estrictos.
En el momento en que el Heraldo Celestial hace a María su celestial visita, la doncella virgen María estaba “comprometida para casarse” con un hombre joven [mayor que ella, por supuesto] con un hombre de nombre José.
La tradición judía en Israel dividía los trámites del casamiento en tres etapas:
LA PRIMERA ETAPA: La selección de la pareja. Los padres o la o el casamentero proponían una pareja conveniente. La pareja y sus respectivas familias se daban un tiempo razonable para conocerse y, así, dar su “imprimátur”, su aprobación a la unión de la pareja. Una vez que se daba la aprobación, el “imprimátur”, el acuerdo, el contrato se volvía formal. El contrato, usualmente, era acompañado por la dote que era el caudal, dinero o bienes que aportaba la mujer al matrimonio. Una vez se firmaba y sellaba el contrato [que solía llevarse a cabo en la sinagoga], la pareja procedía a la:
LA SEGUNDA ETAPA que eran los desposorios, los esponsales. Este período de los desposorios duraba el tiempo necesario para asegurarse que la esposa NO estaba embarazada. Esto significaba que los esposos tenían que esperar, por lo menos, UN [1] AÑO para tener relaciones íntimas sexuales a partir de los desposorios, del compromiso. Así y todo, caía sobre ellos todo el rigor de la ley de modo que eran esposos salvo la condición ya ANUNCIADA. Si se descubriese que la mujer quedaba embarazada durante el AÑO de los desposorios, se le marcaba ADÚLTERA y era la costumbre someterla al apedreo públicamente para castigarla por su gran pecado y, a la vez, vindicar el honor de su desposado. Por su parte, el desposado tenía la opción de dar solución privada al asunto y así evitarse el escándalo que, muy bien, pudiese surgir.
LA TERCERA ETAPA comenzaba cuando terminaba el tiempo de espera, el AÑO [1] y el desposado tenía preparado el hogar de modo que pudiera recibir a su desposada en su hogar. Hasta este momento, vivían separados…él preparando el humilde hogar y viviendo en él; ella, con sus papás, recibiendo de ellos los consejos y escuchando sus advertencias. LA TERCERA ETAPA consistía en LA CEREMONIA NUPCIAL y LA GRAN FIESTA que, para los nuevos esposos, sus familias y conocidos habían preparado.
María [al igual que José], María estaba en LA SEGUNDA ETAPA y era una VIRGEN: “παρθένος”:parthénos” desposada en espera del día en que recitaría sus votos nupciales ante el hombre que amaba y cuando consumaría el vínculo con el Carpintero José.
Por la mezcla de romanos con judías, NO era fácil hallar una doncella-virgen en Nazareth. Los romanos las habían desdoncellado, desvirginado a todas…A CASI TODAS.
Pero, amados de estas PASCUAS NAVIDEÑAS, A esa aldea inmoral, donde las relaciones sexuales entre romanos y judíos era la “Viagra” de todos los días, a esa aldea fue que el Señor envió al heraldo angelical Gabriel a que le diera UN ANUNCIO a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.
Χαîρε Kεχαριτωμένη, ό Kύριος μετά σοû!” :KHAÎRE KHEKHARITOMÉNE Ó KǓRIOS METÁ SOǓ! “¡Te saludo a ti que eres favorecida! ¡El Señor está contigo!” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.