LA PALABRA DE DIOS PARA HOY

LA PALABRA DIOS PARA HOY

3 de diciembre de 2017

NAVIDAD: LA ALDEA DE NAZARETH

Lucas 1, 26-28
   A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, 27 donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. 28 El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo:
—¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.

Amados: Si hemos de ANUNCIAR el Nacimiento de Jesús, es imprescindible adquirir un recto conocimiento de la mujer que Lo engendró en sus entrañas. Lamentablemente, existen más confusiones y luchas pseudoteológicas – entre los que se autodenominan “cristianos” – que las que hay sobre el NIÑO que de ella nació.
El pincel de los pintores, el cincel y formón y mazo del escultor, la pluma del autor y la bien intencionada imaginación de los predicadores, nos han dado a conocer más la María del dogma y leyenda que a la María de la Escrituras, de la Palabra de Dios.
A lo largo de la historia, las EKKLESIAE han desfigurado aún más el problema mariano al añadir doctrinas SIN FUNDAMENTO BÍBLICO relacionadas a María. Por ejemplo:
  • La inmaculada concepción, es decir, que María nació sin pecado, ni siquiera el pecado llamado “pecado de origen”.
  • La perpetua virginidad, a saber, que María se mantuvo virgen hasta su fin en esta existencia.
  • La Asunción corporal de María porque y que ella, sin sufrir muerte alguna, fue llevada a los Cielos.
   Y, porque la Ekklesía Romano-Católica, sobre todo, fue exaltando y glorificando a María, la misma Ekklesía Romano-Católica ha declarado a María, “Mediadora de todas las Gracias” a la par con su Hijo, Jesús Cristo. Cito literalmente al Papa Juan Pablo II: “En unión a Cristo y sometida a ÉL, ella [refiriéndose a María] colaboró para que la humanidad pudiera obtener la Gracia de la Salvación.” ¡ERROR TEOLÓGICO FALIBLE E IMPERDONABLE!
La Reforma Protestante del siglo XVI y durante siglos a partir de la  Reforma, estos reaccionaron pronunciadamente a los errores teológicos del Catolicismo Romano.
Al reaccionar de tal manera, el Protestantismo y sus miembros se fueron al otro extremo. Temiendo éstos que se llegara a una VENERACIÓN EXCESIVA de la Madre del Jesús Humano, descartaron a María. María se volvió sinónimo de personaje traicionero, de suplantadora, de individua a quien se había divinizado.
“A JESÚS POR MARÍA” era y es la creencia de millones de Católicos hasta el día de hoy. ¡NADA HAY MÁS ABSURDO QUE ESE PIE FORZADADAMENTE DOGMÁTICO! 
Desafortunadamente, el resultado final de ambas exageraciones – la católica y la protestante –  ha logrado que la mayoría de los “cristianos” viva en la ignorancia sobre la persona de esta EXTRAORDINARIA mujer de Dios.
No obstante y afortunadamente, LUCAS se encargó, cuidadosa y tiernamente, de preservar la perspectiva de María con respecto al papel que debía desempeñar María en EL ACONTECIMIENTO MÁXIMO, DE MÁS ALTO GRADO en la historia de la humanidad: ¡LA ENCARNACIÓN!
Basta escuchar la respuesta de María al personaje del todo insólito que la visitó y escuchar su respuesta durante el viaje que le hizo a su parienta, Isabel…basta tan sólo esto para darnos cuenta de todo lo que hay que comprender y saber acerca de María.
El Heraldo Angélico del Señor se allega hasta Nazareth con el propósito de visitar a una “παρθένον” : parthénon”, a una doncella virgen.
Quienes primero leyeron la narración de LUCAS, que, por cierto, eran griegos que estaban muy familiarizados con la cultura y la geografía, habrán, ciertamente, apreciado la ironía. Les explico: Nazareth era una aldea remota de la que se habían apropiado a la fuerza los Romanos y convertida en guarnición, en estación militar romana.
La evidencia arqueológica de nuestros días sugiere que durante siglos sin contar, por lo menos 200 familias judías labraban, sembraban, cultivaban la tierra y cuidaban sus animales en la remota aldea de Nazareth. Luego, cuando el Imperio Romano fue extendiéndose y tomó en su puño a Israel, los Romanos transmutaron a Nazareth en su guarnición, en estación militar.
Amados: El Heraldo Angélico del Señor se allega hasta Nazareth con el propósito de visitar a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.
Cuando se apropiaron los soldados romanos de Nazareth – como suele acontecer en los países ocupados por otras naciones – es de esperarse, lamentablemente que los militares y el vicio y la inmoralidad tengan su agosto con los habitantes oriundos de la tal o cual país o ciudad conquistada. 
Los judíos de Nazareth, en consecuencia, se ganaron la mala y legendaria reputación de la inmoralidad. ¿Recuerdan cuando en Juan 1, 40-46, comenzó a formarse el grupo de los DOCE [12] DISCÍPULOS, y que Andrés le habla a su hermano Simón acerca de Jesús y luego, a ellos se les une Felipe y Felipe se encuentra con Natanael y le dice: “¡Ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado! ¡Es JESÚS, el hijo de José, el de Nazareth!” ¿Recuerdan cuál fue la respuesta de Natanael cuando Felipe le da aquella maravillosa noticia? Su respuesta fue: “¡DE NAZARETH NO PUEDE SALIR NADA BUENO!” Y, añado yo, ¿Qué “παρθένος”:parthénos” podría quedar a salvo en esa distorsión de la moralidad en Nazareth como fruto de la miscegenación sexual entre romanos y judíos? ¡POR LOS MENOS, SABEMOS DE UNA! 
¡EL SEÑOR, NUESTRO DIOS, ES FENOMENALMENTE FENOMENAL, ESTUPENDO, PORTENTOSO, FORMIDABLE!
A esa aldea inmoral, donde las relaciones sexuales entre romanos y judíos era la “Cialis” de todos los días, a esa aldea fue que el Señor envió al heraldo angelical Gabriel a que le diera UN ANUNCIO a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.