LA PALABRA DE DIOS PARA HOY

LA PALABRA DIOS PARA HOY

10 de septiembre de 2017

UNA VISITACIÓN A TU ESPÍRITU

Colosenses 3, 1-4
   Por lo tanto, ya que ustedes han sido resucitados con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes murieron, y Dios les tiene reservado el vivir con Cristo. Cristo mismo es la vida de ustedes. Cuando él aparezca, ustedes también aparecerán con él llenos de gloria.

   Amados: El propósito de Dios es siempre visitar tu espíritu. Es más, cuando tú necesitas al Señor porque tu cuerpo está enfermo y le pides al Señor, asegúrate que Él no quiere visitar tu cuerpo. Él quiere sanar tu cuerpo, pero no quiere visitarlo, Él quiere visitar tu espíritu. No te relaciones nunca con el Señor, sino estás dispuesto a que Él visite tu espíritu. Porque cada vez que tú quieras relacionarte con el Señor, pero no permites que Él visite tu espíritu, lo que va a suceder es que tu relación con el Señor, se va a volver artificial y plástica. Entonces tú estarás construyendo una vida con el Señor completamente falsa, sin fundamento y sin cimiento. Porque siempre que el Señor brega con uno es porque Él quiere visitar el espíritu. 
   Si tú no entiendes eso, que en cualquier cosa: cuando tú tomas La Palabra para leerla -que no es otra cosa sino querer que el Señor bregue contigo- si tú no permites que Él bregue con tu espíritu, la lectura de La Palabra se va a convertir en un ejercicio automático de un hombre o mujer máquina. Si cuando tú haces una tarea aquí o fuera y yo me imagino que la haces por el Señor- porque sería una pérdida de tiempo hacerla por otra razón-  y tú no dejaras que el Señor bregara con tu espíritu, entonces, cuando tú vuelvas a hacer esa tarea y vuelvas a hacerla sin dejar que el Señor bregue con tu espíritu, esa tarea se va a convertir en algo que te va a obstaculizar crecer en el Señor. Y no es que has de cambiar de tarea, es que has de cambiar tu actitud y tu proceder para entonces hacer nuevo tu corazón.  

   Amados: Todo el día, Él está llamando a tu espíritu; en lo que tú haces, en lo que dices, en lo que hablas, en tus trabajos, en tus tareas, en tu ir y venir, en todo eso es un bregar del Señor contigo en el espíritu. El que tú leas este corto mensaje, no es por pura coincidencia, es otro modo de bregar el Señor con tu espíritu. Es Dios bregando contigo - ya te dije-  que Él hace una llamada a tu espíritu. Y si el Señor no ha logrado llegar a tu espíritu por falta de esfuerzo tuyo, y su intención fue llegar a tu espíritu, entonces en ti ha quedado estéril y no ha  habido visita del Señor. Porque todo el bregar del Señor, tiene que resultar y conducir a una llamada al espíritu. Y cuando el Señor llama al espíritu, ¿qué hace el espíritu tuyo? Responde. Responde al Señor; responde con dignidad, con humildad, con sacrificio; con resoluciones serias y constantes esfuerzos. Responde con imitación de Él. Responde con aquello que el Señor nos decía: con hacerlo todo como Él, con vivirlo todo como Él. Responde con transformación. Esa es la respuesta tuya. El Señor ha llamado a tu espíritu. Falta ahora saber, no yo, sino el Señor, si tu espíritu ha respondido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.