LA PALABRA DE DIOS PARA HOY

LA PALABRA DIOS PARA HOY

17 de diciembre de 2017

NAVIDAD: YESHUA

Lucas 1, 26-29
   A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo:
—¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.
   María se sorprendió de estas palabras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo.

Amados: Al oír estas palabras, a María, se le revolcaron sus adentros por muchas razones. Primeramente, las doncellas – por aquellos tiempos – eran consideradas, entre los judíos, pertenecer a un rango inferior y modesto en la sociedad. En segundo lugar, ese humilde rango y lugar a los que pertenecía la excluía, ipso facto, de cualquier gracia especial de parte del Señor Dios y en tercer lugar, ella era oriunda de Nazareth y, al fin y al cabo, ¿qué cosa buena podría acontecer a nadie en Nazareth? ¿Quién era ella para recibir tan bello saludo?
La versión del griego en Latín de la Biblia, conocida como la VULGATA, y debida principalmente a San Jerónimo – siglos IV y V – traduce “favorecida” como “Gratiae plena”. “llena de Gracia”. Fundamentándose en la VULGATA [la traducción que llevó a cabo en LATÍN – Jerónimo – del original inspirado Griego], La Religión Católica-Romana interpretó de esa traducción al Latín, que María poseía GRACIA que, a su vez, podía impartir a otros. Sin embargo, la expresión del GRIEGO original ya citado NO admite tal traducción de Jerónimo pues la expresión griega es un verbo en el perfecto pasivo queriendo comunicar que María fue receptora de una acción que ALGUIEN que NO era ella había realizado. En este caso particular, podríamos – sin  vacilar – asegurar que el verbo está en un “pasivo divino” e indirectamente dando al Señor Dios y sólo a Él el crédito y mérito por haberle dado a María Su Gracia Divina.
Por cierto, es ésta la primera vez en todo el Nuevo Testamento [en contexto de un saludo] que hallamos la palabra CHARIS: Χαîρε. Es – en los escritos de LUCAS –  un concepto clave.
El Heraldo Celestial le explica a María lo que, apenas, ella puede, en el momento comprender. Le explica ¿por qué?, ella ha sido favorecida.
Apilando Gracia tras Gracia tras Gracia tras Gracia tras Gracia, el Heraldo Celestial Gabriel le revela a María, quien entiende sin entender, CINCO [5] HECHOS que acontecerán en el futuro de todos y cada uno será más maravilloso que el anterior. 
PRIMER HECHO: Lucas 1, 31, “¡Mira, concebirás y darás a luz un hijo varón, a quien llamarás JESÚS!” Isaías 7, 14 lo profetiza: “Pues bien, el Señor mismo va a darles una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre DIOS-CON-NOSOTROS.” 
Las mujeres hebreas hubieran recibido una buena nueva como esta con sublime gozo. Los judíos – mucho más que cualquier otra cultura de la antigüedad – tenían un extraordinario concepto de aquilatar su progenie pero el nacimiento de un hijo varón era garantía que el legado de familia continuaría, por lo menos, en la próxima generación y, tal vez con un tal vez muy lejano, se volvería su prole parte del linaje del Mesías esperado.
También, el Heraldo Celestial le dio a María un imperativo, Lucas 1, 31: “¡Le llamarás JESÚS!,” que es el equivalente Griego del nombre Hebreo “YESHUA”. El nombre significa, YHWH SALVA, Mateo 1, 20-21: “José, hijo de David, no tengas reparo en acoger a María como esposa tuya pues lo que ha concebido es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo a quien llamarás JESÚS, porque EL SALVARÁ a Su Pueblo de sus pecados.”
SEGUNDO HECHO: Lucas 1, 32, “¡Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo!” Este Anuncio del Heraldo Celestial a María hace alusión al que le hizo el Heraldo Celestial en Lucas 1, 16 cuando habla de la función del niño que lleva en el vientre la parienta de María: Isabel. El Heraldo Angelical le Anuncia a Isabel que Juan el Bautista “…convertirá a muchos israelitas para que pertenezcan al Señor su Dios.”
TERCER HECHO: Lucas 1, 32, “¡El Señor Dios Le dará el trono de David su padre” La expresión “Hijo de Dios” conlleva DIGNIDAD DE REALEZA. En Israel, un rey era “un ungido”, “un tipo de mesías”. El Heraldo Celestial le revela a María que su hijo [JESÚS], sería EL REY DE ISRAEL pero, desde luego, NO lo sería del modo ilegítimo, traicionero, alevoso ni pérfido de Herodes quien, de hecho, ocupaba el trono en tiempos de JESÚS.
CUARTO HECHO: El Heraldo Celestial revela lo más despampanante entre todo lo que le revela: “¡Él será EL MESÍAS POR TANTO TIEMPO ESPERADO!” NO es que JESÚS sería un hombre especial en cuanto a Dios; tampoco uno de los tantos reyes que había tenido Israel. JESÚS SERÍA ¡EL REY DE ISRAEL, EL MESÍAS QUE LA HUMANIDAD ESPERABA Y NECESITABA! Las frases que utiliza el Heraldo Angelical en el LUCAS inspirado las saca a la LUZ de donde estaban en la SOMBRA DE JESÚS en el Antiguo Testamento:
2 Samuel 7, 13-14 y verso 16: “Él edificara un templo en mi honor y yo consolidaré Su trono real para siempre. Yo seré para Él un Padre, y É será para Mí un Hijo.” Y el verso 16: “Tu casa y Tu reino durarán por siempre en Mi presencia. Tu trono permanecerá para siempre.”
Salmo 89, 37-38: “Su linaje será perpetuo y Su trono como el sol en Mi presencia; como la luna que permanece siempre: testigo fidedigno en las nubes.”
Isaías 9, 5-6: “Porque un Niño nos ha nacido, nos han traído un Hijo: lleva el cetro del principado y se llama “Milagro de Consejero, Guerrero Divino, Jefe Perpetuo, Príncipe de la Paz”. Su glorioso principado y la paz NO tendrán fin, en el trono de David y en Su reino; se mantendrá y consolidará con la justicia y el derecho, desde ahora y por siempre. El celo del Señor de los Ejércitos lo realizará.”  
Jeremías 23, 5-6: “Miren que llegan días – oráculo del Señor – que daré a David un vasto legítimo. Reinará como Rey prudente, y administrará la justicia y el derecho en el país…” 
Daniel 2, 44: “En medio de esos reinados, el Dios del Cielo suscitará UN REINO que NUNCA será destruido ni Su dominio pasará a otro, sino que destruirá y acabará con todos los demás reinos, pero Él durará por siempre.”
Daniel 7, 14: “A Él se Le dio imperio, honor y reino, y todos los pueblos, naciones y lenguas Le sirvieron. Su imperio es un imperio eterno, que nunca pasará, y Su reino no será destruido jamás.”
Amados de LA NATIVIDAD: María sabía, con exactitud lo que el Heraldo Angelical le afirmaba PERO NO LO ENTENDÍA. ¿Cómo podría comprenderlo? Ella, María, sería la madre del Mesías pero ¿cómo, cómo podía ser eso posible?
QUINTO HECHO: Lucas 1, 33, “…para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y Su reinado no tendrá fin.”


10 de diciembre de 2017

NAVIDAD: "PARTHENOS"

Lucas 1: 34-38
   María preguntó al ángel:
—¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?
   El ángel le contestó:
—El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altísimo se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios. También tu parienta Isabel va a tener un hijo, a pesar de que es anciana; la que decían que no podía tener hijos, está encinta desde hace seis meses. Para Dios no hay nada imposible.
   Entonces María dijo:
—Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho.
Con esto, el ángel se fue.

Amados: Hay quienes podrán andar a la greña y disputar que “παρθένος”:parthénos” se refiere simplemente a una joven apta para contraer matrimonio y no necesariamente a una que no haya sido tocada por hombre alguno. Sin embargo, el mundo griego de aquellos tiempos, mantenía la VIRGINIDAD en gran altura y la palabra “παρθένος”:parthénos” era, para ellos, lo mismo que significa una doncella que NO se ha dejado tocar sexualmente por ningún hombre. Por ejemplo: Artemisa, la divinidad de Éfeso, era concluyente y férvidamente, apasionada y ardientemente virginal. Tanto los griegos como los romanos tenían un paradigma de la VIRGINIDAD y ése era Artemisa para los griegos y Diana para los romanos.  A ella – Artemisa o Diana – y tan sólo a Artemisa hacían sus plegarias para que protegiera a los jóvenes y a las doncellas para que se mantuvieron castos, sexualmente castos, púdicos, puros. A ella acudían ambos los griegos y los romanos para que la juventud se mantuviera inocente.
A una jovencita – al estilo de María – se le llamaba “παρθένος”:parthénos”, VIRGEN. Hasta en el mundo del paganismo resultaba impensable que una joven NO FUERA VIRGEN antes de contraer nupcias. En este particular, los judíos, los hebreos era aún más estrictos.
En el momento en que el Heraldo Celestial hace a María su celestial visita, la doncella virgen María estaba “comprometida para casarse” con un hombre joven [mayor que ella, por supuesto] con un hombre de nombre José.
La tradición judía en Israel dividía los trámites del casamiento en tres etapas:
LA PRIMERA ETAPA: La selección de la pareja. Los padres o la o el casamentero proponían una pareja conveniente. La pareja y sus respectivas familias se daban un tiempo razonable para conocerse y, así, dar su “imprimátur”, su aprobación a la unión de la pareja. Una vez que se daba la aprobación, el “imprimátur”, el acuerdo, el contrato se volvía formal. El contrato, usualmente, era acompañado por la dote que era el caudal, dinero o bienes que aportaba la mujer al matrimonio. Una vez se firmaba y sellaba el contrato [que solía llevarse a cabo en la sinagoga], la pareja procedía a la:
LA SEGUNDA ETAPA que eran los desposorios, los esponsales. Este período de los desposorios duraba el tiempo necesario para asegurarse que la esposa NO estaba embarazada. Esto significaba que los esposos tenían que esperar, por lo menos, UN [1] AÑO para tener relaciones íntimas sexuales a partir de los desposorios, del compromiso. Así y todo, caía sobre ellos todo el rigor de la ley de modo que eran esposos salvo la condición ya ANUNCIADA. Si se descubriese que la mujer quedaba embarazada durante el AÑO de los desposorios, se le marcaba ADÚLTERA y era la costumbre someterla al apedreo públicamente para castigarla por su gran pecado y, a la vez, vindicar el honor de su desposado. Por su parte, el desposado tenía la opción de dar solución privada al asunto y así evitarse el escándalo que, muy bien, pudiese surgir.
LA TERCERA ETAPA comenzaba cuando terminaba el tiempo de espera, el AÑO [1] y el desposado tenía preparado el hogar de modo que pudiera recibir a su desposada en su hogar. Hasta este momento, vivían separados…él preparando el humilde hogar y viviendo en él; ella, con sus papás, recibiendo de ellos los consejos y escuchando sus advertencias. LA TERCERA ETAPA consistía en LA CEREMONIA NUPCIAL y LA GRAN FIESTA que, para los nuevos esposos, sus familias y conocidos habían preparado.
María [al igual que José], María estaba en LA SEGUNDA ETAPA y era una VIRGEN: “παρθένος”:parthénos” desposada en espera del día en que recitaría sus votos nupciales ante el hombre que amaba y cuando consumaría el vínculo con el Carpintero José.
Por la mezcla de romanos con judías, NO era fácil hallar una doncella-virgen en Nazareth. Los romanos las habían desdoncellado, desvirginado a todas…A CASI TODAS.
Pero, amados de estas PASCUAS NAVIDEÑAS, A esa aldea inmoral, donde las relaciones sexuales entre romanos y judíos era la “Viagra” de todos los días, a esa aldea fue que el Señor envió al heraldo angelical Gabriel a que le diera UN ANUNCIO a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.
Χαîρε Kεχαριτωμένη, ό Kύριος μετά σοû!” :KHAÎRE KHEKHARITOMÉNE Ó KǓRIOS METÁ SOǓ! “¡Te saludo a ti que eres favorecida! ¡El Señor está contigo!” 


3 de diciembre de 2017

NAVIDAD: LA ALDEA DE NAZARETH

Lucas 1, 26-28
   A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, 27 donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. 28 El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo:
—¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.

Amados: Si hemos de ANUNCIAR el Nacimiento de Jesús, es imprescindible adquirir un recto conocimiento de la mujer que Lo engendró en sus entrañas. Lamentablemente, existen más confusiones y luchas pseudoteológicas – entre los que se autodenominan “cristianos” – que las que hay sobre el NIÑO que de ella nació.
El pincel de los pintores, el cincel y formón y mazo del escultor, la pluma del autor y la bien intencionada imaginación de los predicadores, nos han dado a conocer más la María del dogma y leyenda que a la María de la Escrituras, de la Palabra de Dios.
A lo largo de la historia, las EKKLESIAE han desfigurado aún más el problema mariano al añadir doctrinas SIN FUNDAMENTO BÍBLICO relacionadas a María. Por ejemplo:
  • La inmaculada concepción, es decir, que María nació sin pecado, ni siquiera el pecado llamado “pecado de origen”.
  • La perpetua virginidad, a saber, que María se mantuvo virgen hasta su fin en esta existencia.
  • La Asunción corporal de María porque y que ella, sin sufrir muerte alguna, fue llevada a los Cielos.
   Y, porque la Ekklesía Romano-Católica, sobre todo, fue exaltando y glorificando a María, la misma Ekklesía Romano-Católica ha declarado a María, “Mediadora de todas las Gracias” a la par con su Hijo, Jesús Cristo. Cito literalmente al Papa Juan Pablo II: “En unión a Cristo y sometida a ÉL, ella [refiriéndose a María] colaboró para que la humanidad pudiera obtener la Gracia de la Salvación.” ¡ERROR TEOLÓGICO FALIBLE E IMPERDONABLE!
La Reforma Protestante del siglo XVI y durante siglos a partir de la  Reforma, estos reaccionaron pronunciadamente a los errores teológicos del Catolicismo Romano.
Al reaccionar de tal manera, el Protestantismo y sus miembros se fueron al otro extremo. Temiendo éstos que se llegara a una VENERACIÓN EXCESIVA de la Madre del Jesús Humano, descartaron a María. María se volvió sinónimo de personaje traicionero, de suplantadora, de individua a quien se había divinizado.
“A JESÚS POR MARÍA” era y es la creencia de millones de Católicos hasta el día de hoy. ¡NADA HAY MÁS ABSURDO QUE ESE PIE FORZADADAMENTE DOGMÁTICO! 
Desafortunadamente, el resultado final de ambas exageraciones – la católica y la protestante –  ha logrado que la mayoría de los “cristianos” viva en la ignorancia sobre la persona de esta EXTRAORDINARIA mujer de Dios.
No obstante y afortunadamente, LUCAS se encargó, cuidadosa y tiernamente, de preservar la perspectiva de María con respecto al papel que debía desempeñar María en EL ACONTECIMIENTO MÁXIMO, DE MÁS ALTO GRADO en la historia de la humanidad: ¡LA ENCARNACIÓN!
Basta escuchar la respuesta de María al personaje del todo insólito que la visitó y escuchar su respuesta durante el viaje que le hizo a su parienta, Isabel…basta tan sólo esto para darnos cuenta de todo lo que hay que comprender y saber acerca de María.
El Heraldo Angélico del Señor se allega hasta Nazareth con el propósito de visitar a una “παρθένον” : parthénon”, a una doncella virgen.
Quienes primero leyeron la narración de LUCAS, que, por cierto, eran griegos que estaban muy familiarizados con la cultura y la geografía, habrán, ciertamente, apreciado la ironía. Les explico: Nazareth era una aldea remota de la que se habían apropiado a la fuerza los Romanos y convertida en guarnición, en estación militar romana.
La evidencia arqueológica de nuestros días sugiere que durante siglos sin contar, por lo menos 200 familias judías labraban, sembraban, cultivaban la tierra y cuidaban sus animales en la remota aldea de Nazareth. Luego, cuando el Imperio Romano fue extendiéndose y tomó en su puño a Israel, los Romanos transmutaron a Nazareth en su guarnición, en estación militar.
Amados: El Heraldo Angélico del Señor se allega hasta Nazareth con el propósito de visitar a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.
Cuando se apropiaron los soldados romanos de Nazareth – como suele acontecer en los países ocupados por otras naciones – es de esperarse, lamentablemente que los militares y el vicio y la inmoralidad tengan su agosto con los habitantes oriundos de la tal o cual país o ciudad conquistada. 
Los judíos de Nazareth, en consecuencia, se ganaron la mala y legendaria reputación de la inmoralidad. ¿Recuerdan cuando en Juan 1, 40-46, comenzó a formarse el grupo de los DOCE [12] DISCÍPULOS, y que Andrés le habla a su hermano Simón acerca de Jesús y luego, a ellos se les une Felipe y Felipe se encuentra con Natanael y le dice: “¡Ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado! ¡Es JESÚS, el hijo de José, el de Nazareth!” ¿Recuerdan cuál fue la respuesta de Natanael cuando Felipe le da aquella maravillosa noticia? Su respuesta fue: “¡DE NAZARETH NO PUEDE SALIR NADA BUENO!” Y, añado yo, ¿Qué “παρθένος”:parthénos” podría quedar a salvo en esa distorsión de la moralidad en Nazareth como fruto de la miscegenación sexual entre romanos y judíos? ¡POR LOS MENOS, SABEMOS DE UNA! 
¡EL SEÑOR, NUESTRO DIOS, ES FENOMENALMENTE FENOMENAL, ESTUPENDO, PORTENTOSO, FORMIDABLE!
A esa aldea inmoral, donde las relaciones sexuales entre romanos y judíos era la “Cialis” de todos los días, a esa aldea fue que el Señor envió al heraldo angelical Gabriel a que le diera UN ANUNCIO a una “παρθένον”:parthénon”, a una doncella virgen.



26 de noviembre de 2017

NAVIDAD: EL DIOS-HOMBRE PERFECTO

Lucas 1, 1-4
“Puesto que muchos emprendieron la tarea de contar los sucesos que nos han acontecido, tal como nos lo transmitieron los primeros testigos presenciales, puestos al servicio de LA PALABRA, también yo he pensado, ilustre amador del Señor, escribirte todo por orden y exactamente comenzando desde el principio; así comprenderás con certeza las enseñanzas que has recibido.”


El Evangelio de LUCAS – inspirado por el Espíritu Santo – es una obra mayúscula y exquisita. Es el libro más extenso de todo el Nuevo Testamento e,  inspirado por el Espíritu Santo, escrito cuidadosamente y con una delicadeza sin par. LUCAS tiene la mente de un científico, la pluma de un poeta, y el corazón de quien se ha enamorado de las bellas artes. LUCAS – inspirado por el Espíritu Santo de Dios – escribe para que sus hermanos, paganos aún, conozcan a Jesús y les prueba que Jesús es el DIOS-HOMBRE PERFECTO quien vino a salvar a toda la Humanidad, Judíos y Paganos por igual.
Amados de la Natividad: LUCAS compone, con gran cuidado un prólogo en el estilo retórico de la época, para justificar o explicar el nuevo relato de hechos. No siendo él testigo ocular, se atiene a la tradición de los que lo fueron y que, además, estuvieron al servicio de EL ANUNCIO, de LA PALABRA, del MENSAJE DEL EVANGELIO. Su relato se remontará a los comienzos y estará expuesto en orden [no necesariamente cronológico]. En los sucesos se ha cumplido un designio…el contarlo da garantía a una enseñanza. LUCAS es consciente de haber compuesto – inspirado por el Espíritu Santo –  una obra literaria y ésta resultó exquisita.
Amado, amada: Vivimos en un mundo en el que se hace cada vez más raro tener un encuentro con la exquisitez, con lo excelente, con la finura y sutileza.
Vivimos a la carrera en una sociedad de reyertas, grescas y altercaciones en la que los más pocos tienen que rendir más con menos recursos para poder lograrlo. Se han embotado nuestros sentidos y se vuelven menos nuestras expectativas.
Nos [YO NO ME INCLUYO], hemos acostumbrado a la mediocridad en el trabajo, en la Plaza de Mercado, en el Gobierno y NO a la excelencia. Antes, exigíamos que todo se hiciera de lo mejor, de la mejor calidad, de calidad superior. Hoy día se ha vuelto de mal gusto, grosero, chabacano y descortés exigir EXCELENCIA, RESPETO Y HASTA LOS BUENOS MODALES.
Creo que fue Juan Gardner [novelista norteamericano de mediados a fines del siglo veinte], quien, en su libro “EXCELLENCE”, advierte que: “La sociedad que desprecia una plomería excelente por aquello de que ser plomero es una actividad nada académica y, a la vez, se abraza a una filosofía barata por aquello de que la filosofía es una actividad de altura, acabará con una plomería inservible y una filosofía carente de toda lógica. A la tubería se le saldrá eventualmente el agua y a las teorías filosóficas también”.
Desafortunadamente es pura la verdad: el CÁNCER de la mediocridad ha invadido el “cristianismo”. Este carcinogénico fenómeno NO es nada nuevo.
Mientras acompañaba al apóstol Pablo en su viaje a Roma, LUCAS pudo observar que, como perlas en su concha, se hallaban dispersas, por todo el Imperio Romano, pequeñas comunidades de seguidores de Cristo Jesús. Los más viejos y que habían sido testigos oculares de Jesús y Su Obra salvadora ya eran pocos, y las tradiciones orales auténticas que transmitían pronto caerían en manos menos escrupulosas. LUCAS, educado al fin, se percató del peligro que se asomaría en un muy cercano horizonte.
Al pasar a la otra orilla con el Señor Jesús, al pasar a la existencia eterna con el Señor los testigos auténticos, era casi seguro que quienes NO habían sido testigos de la primera generación comenzarían – de buena fe – a deformar y desvirtuar la sana y auténtica enseñanza de Jesús y a distorsionar y desfigurar al mismo Jesús Cristo con mitos y fábulas e historias inverosímiles y camándulas.
De la única forma que las EKKLESIAE podrían evitar esta erosión, esta abrasión, se requeriría que hubiese una historia sincrética y abarcativa de Jesús Cristo. Las EKKLESIAE necesitarían una narrativa que fuera fruto de una seria, verificada y escudriñada investigación que capacitaría a las EKKLESIAE a separar la paja del trigo, la ficción de la verdad de modo que pudieran mantenerse fieles a Jesús Cristo y a Sus enseñanzas. Necesitaban las EKKLESIAE un EVANGELIO DOTADO DE EXCELENCIA INSUPERABLE.
Cuando el Espíritu Santo golpea el corazón de LUCAS para que escriba, el Espíritu Santo se aprovecha de la pasión de LUCAS por la exactitud meticulosa, por su casticismo minucioso en la verdad de los detalles y le inspira a escribir el Evangelio de Lucas y el Evangelio del Espíritu Santo.
LUCAS, sin dejar de proclamar SU FE EN JESÚS CRISTO, quiere hacer obra de historiador movido por el Espíritu. A la hora de componer escenas no es puramente griego: depende de tradiciones evangélicas escritas y, quizá orales, y sigue la gran tradición narrativa hebrea.
La profesión médico-académica que había escogido el ex–pagano LUCAS pudo haber impulsado a Pablo a escoger a LUCAS para que fuera parte de su cuadrilla, de su equipo en el ANUNCIO del Evangelio aunque tal parece que LUCAS NO llegó a ser parte formal y oficial del equipo hasta el final del TERCER VIAJE de Pablo. Después de incorporarse definitivamente a la camarilla evangélica del apóstol Pablo, LUCAS estuvo al lado de Pablo – en las buenas y en las malas – hasta el resto de la vida del Apóstol.

Cuando Pablo escribe su última carta a Timoteo y ya está preparado para irse a la otra orilla con su ansiado Señor Jesús, escribe Pablo a Timoteo desde una cárcel Romana, 2 Tim. 4, 9-11: “Procura venir a verme cuanto antes; pues Dimas, enamorado de este mundo, me ha abandonado y se ha ido a Tesalónica. Crescente se ha ido a Galacia, Tito a Dalmacia. ¡SÓLO LUCAS SE HA QUEDADO CONMIGO…!”